El 17 de octubre de cada año se celebra el Día Internacional de la Pobreza, una fecha adoptada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1993; hay que mencionar que la primera celebración de esta fecha ocurrió en 1987 cuando más de 100.000 personas se dieron cita en la plaza del Trocadero en París para alzar su voz en favor de todas las víctimas de la pobreza en el mundo entero.

Se trata de una fecha en la que personas de todo del mundo se reúnen para manifestar en favor de Derechos Humanos y la libertad, así como para impulsar la luchas por erradicar este flagelo que afecta a una gran cantidad de personas en todo el planeta; una de las prioridades que se ha fijado la ONU como vía para lograr el bienestar social.

El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza se ha convertido en una jornada muy significativa que se ha observado cada año desde 1993, cuando fue declarado por la Asamblea General de la ONU a través de la Resolución 47/196; cada año ha presentado un tema central que busca generar conciencia y sensibilizar a los gobiernos, corporaciones y empresas sobre la necesidad de dar su aporte en le lucha contra la pobreza.

Una fecha internacional muy significativa

Los Días Internacionales promovidos por la ONU buscan sensibilizar a la mayor cantidad de personas en todo el mundo acerca de grandes problemas que afectan a la humanidad y aún no han sido resueltos, se pretende además captar el interés de los medios de comunicación para que pueden hacer llegar el mensaje a todas las regiones del planeta.

Con la celebración de estos días se busca además impulsar a los gobiernos para que tomen medidas efectivas para erradicar el problema, así como que los ciudadanos conozcan la magnitud de estos problemas y exijan a sus gobiernos soluciones reales; en el caso del Día internacional para la erradicación de la pobreza se busca que personas de todo el mundo protesten pacíficamente y exijan políticas gubernamentales efectivas contra la pobreza.

Un objetivo crucial para los niños de todo el planeta

La pobreza representa una flagrante violación de los derechos humanos, así como de los derechos de la infancia, lamentablemente pobreza e infancia es una nefasta combinación que vemos en distintas regiones del mundo; la pobreza es arrasadora, especialmente cuando llega a niveles extremos, ya que termina por violar y eliminar todos los derechos de los niños que la padecen, incluso el derecho a la vida.

Las enfermedades asociadas a este flagelo, o enfermedades de pobres, como comúnmente se les llama, como la diarrea, la neumonía o la malaria cobran diariamente la vida de 18.000 niños menores de cinco años, que se ven obligados a vivir en la pobreza más abyecta.

Mientras que en países como España la tasa de mortalidad infantil es de 5 cada 1000 nacidos vivos, en algunos de los países más pobres del mundo esta cifra puede ascender a más de 150 niños fallecidos por cada 1000 nacidos vivos, la razón principal las enfermedades asociadas a la pobreza.