Sin lugar a dudas la pintura ha sido una de las formas de expresión artística más populares e importantes desde hace varios cientos de años, por lo que en la actualidad es posible encontrar una increíble variedad de obras que abarcan múltiples estilos, así como una inmensa cantidad de artistas procedentes de todas partes del mundo.

Algunos de los pintores más reconocidos de todo el planeta son originarios de España, gracias a su excelente técnica e interpretaciones originales, entre los pintores más resaltantes de dicho país se encuentra Francisco de Goya quien se dio a conocer durante finales del siglo XVII gracias a sus pinturas poco convencionales las cuales se caracterizaban por sus temas oscuros generalmente.

Uno de los cuadros más conocidos de Francisco de Goya es el llamado Saturno devorando a su hijo gracias a la fuerte sensación visual que genera en las personas así como también a la combinación de colores sombríos utilizados por el artista al crear dicha obra, lo que ha causado que este cuadro sea uno de los más populares de la actualidad.

Por su parte el Saturno devorando a su hijo de Goya originalmente fue llevado a cabo en pinturas al óleo sobre revoque, esta obra formó parte de la decoración de la Quinta del Sordo, la cual fue adquirida por dicho artista alrededor del año 1819, no obstante esta obra se popularizó poco tiempo después gracias a su original composición.

Cabe destacar que el Saturno devorando a su hijo forma parte de una serie de catorce pinturas creadas por Francisco de Goya llamadas popularmente como las Pinturas negras debido a las temáticas oscuras y a las impactantes imágenes que este mostraba, las cuales generalmente estaban repletas de violencia.

Significado de la obra de saturno

Gracias a la extraña naturaleza del Saturno devorando a su hijo de Francisco de Goya muchos especialistas pertenecientes a muchas áreas como es el caso del arte clásico o la psicología han tratado de estudiar esta obra para poder entender de una forma más adecuada lo que representa esta inusual pintura.

Una de las interpretaciones más conocidas de esta obra es que representa el paso del tiempo, ya que este cuadro muestra al titán cronos originario de la mitología griega, el cual se encargaba de controlar el tiempo, no obstante este poderoso ser devoraba a sus hijos recién nacidos por miedo a que algunos de ellos lo destronara.

Según varios expertos en psicología incluyendo a Sigmund Freud coinciden en que el Saturno Devorando a su hijo también se relaciona de forma directa con la destrucción y la depresión, gracias a la perturbadora imagen que Goya muestra, por otro lado este tipo de característica están presentes en todas las llamadas pinturas negras.

Incluso muchos especialistas en psicología también relacionan al Saturno devorando a su hijo con la impotencia sexual y el vacío emocional generado por la vejez, ya que en esta pintura se presente a un titán anciano devorando el cuerpo ensangrentado y cercenado de su hijo, por otra parte este cuadro cuenta con un fondo totalmente negro.